Joel Jover

Nuevitas, Camagüey, 1953. Reside y trabaja en Camagüey

EXHIBICIONES PERSONALES: 2017 Magical Mystery Tour. Exposición Bi-personal con Ileana Sánchez. Galería Fidelio Ponce, Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey 2015 La Generación del Titanic. En Zona Franca. Exposiciones Colaterales Duodécima Bienal de La Habana, Fortaleza San Carlos de la Cabaña 2014 Los Viajes del Simulador. Galería Fidelio Ponce, Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey 2012 Strawberryfields forever. Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, Oncena Bienal de La Habana 2011Cuestión de Naturaleza. Galería del Centro Provincial de las Artes Plásticas, Camagüey 2010 Cuestión de Naturaleza. Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, La Habana 2009 CubAmor. Galería Villa Fidelia, Spello, Perugia-Umbria, Italia 2008 El Arte de Reciclar el Arte. Galería La Acacia, La Habana 2007 Contemporary Religious Art From Cuba. The National Museum of Catholic Art and History, Nueva York 2006 Bajo la Lluvia. Galería La Acacia, Oncena Bienal de La Habana 2005 Lennon. Galería Pequeño Espacio, Consejo Nacional de las Artes Plásticas, La Habana 2004 Mujeres Bajo la Lluvia. Galería del Centro Provincial de las Artes Plásticas, Camagüey, 2003 La Noche. Galería La Acacia, La Habana 2002 Golden Slumber vs El Discurso Infinito. Fundación Ludwig de Cuba, La Habana 2000 Vírgenes y Madonna. The Cuban Art Space, Nueva York /

EXHIBICIONES COLECTIVAS: 2016 Arte Cubano. Galerie Cahapelle St-Jacques (Rue du Change), Vendóme, Francia / The Art of Humanity at The Pratt Institute. (Colletion Luciano Benetton), Pratt Institute, The Rubelle and Norman Schfler Gallery, Nueva York / A fine collection of Cuban Art Exhibition and sale. Whitehalls Gallery, Ontario 2015 Imago Mundi: Reparation. (Colletion Luciano Benetton). New Orleans Museum of Art, New Orleans, Los Ángeles / Imago Mundi. Praestigium Italia. (Colletion Luciano Benetton)., Gallery Fondazione Sandretto Re Rebaudengo, Turín, Italia / Instinto básico. Papeles desde Cuba. Instituto Cervantes, Roma / Made in Cuba! Santa Mónica / Best Art Cuba. Gallery Langland, Londres / Entre Nos. Cuban Art Space Gallery, Nueva York / Map of the New Art. (Colletion Luciano Benetton), Fondazione Giorgio Cini, Isla de San Giorgio Maggiore, Venecia / Museo Orgánico de Romerillo. Duodécima Bienal de La Habana / AB+C. Edición 2. Sala Taganana, Hotel Nacional de Cuba, Duodécima Bienal de La Habana / Imago Mundi: Vienna for Art’s Sake¡ (Colletión Luciano Benetton). Belvedere – Winter Palace, Viena 2014 Imago Mundi: The Art of Humanity – Rome (Colletion Luciano Benetton). Museo Carlo Bilotti. Roma / The Art of Humanity – Treviso, Casa Dei Carraresi, Treviso / 11th edition of the Biennale of Contemporary African Art in Dakar. Imago Mundi. (Colletion Luciano Benetton), exhibits at Dak’Art Off 2014 / 55th International Art Exhibition – La Biennale di Venezia. Imago Mundi at Biennale 2013. (Colletion Luciano Benetton). Fondazione Querini Stampalia, Castello, Venecia 2012 Bola Viva, pintura cubana de hoy. Galería de la Aduana, Barranquilla 2010 Ajiaco: Stirrings of the Cuban Soul. Paul and Lulu Hilliard Art Museum, Louisiana University, Lafayette, 2009 Entre Islas. Galería Los Oficios, La Habana 2008 Retrátate con Arte. Casa Estudiantil Universitaria, Décima Bienal de La Habana 2007 Contexto Plural. Galería Galiano, La Habana 2006 Mural colectivo Auge o Decadencia de las Artes Cubanas. Museo Nacional de Bellas Artes, Novena Bienal de La Habana 2005 Catálogo de la Galería. Galería La Acacia, La Habana 2003 Pintura Cubana de Hoy. Fundación Guayasamín, Quito 2002 Cuba Fusion. Arts Center, Blenheim Gallery, Greenwich, Connecticut 2000 Una mano. ¿Y las dos?, Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. La Habana /

PREMIOS: Mención de Crítica de Arte Guy Pérez Cisneros, La Habana / Gran Premio, Salón de la Ciudad, Camagüey / Premio de la Unión de Artistas, Camagüey / Premio, Salón Fidelio Ponce de León, Camagüey / Gran Premio, Salón Territorial Regino E. Botti, Guantánamo / Premio de la Asociación Internacional de Críticos de Arte, La Habana / Premio, III Salón de Premiados, La Habana / Premio, V Salón UNEAC, Camagüey / Premio, Salón Provincial de Artes Plásticas, Camagüey / Premio, Salón Centenario de Lenin, La Habana /

Colecciones: Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana / Lyman Allyn Art Museum de New London, Connecticut / Museo de Bellas Artes de Boston / Museo Orgánico “El Romerillo”, La Habana / Museo Provincial Ignacio Agramonte, Camagüey / Biblioteca Nacional de Cuba “José Martí”, La Habana / Consejo Nacional de las Artes Plásticas, La Habana / Consejo Provincial de las Artes Plásticas, Camagüey / Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey / Colección 444 Brickel, Related Group, Miami / Múltiples colecciones privadas en Cuba, Estados Unidos, Suiza, España, México, Bélgica, Panamá, Francia e Italia, entre otras /

La creación plástica de Joel Jover (Puerto Tarafa, Nuevitas, Camagüey, 1953), a pesar de haber tenido una apreciable promoción en las dos últimas décadas, con hitos tales como sus muestras personales exhibidas en importantes galerías de Palma de Mallorca y New York, así como su presencia reciente como invitado en el Salón de Mayo parisino, no ha tenido un sostenido seguimiento por parte de la crítica cubana. Quizá tal vacío se deba a su persistente voluntar de continuar creando en su vetusto estudio de la Plaza de San Juan de Dios en Camagüey, a muchos kilómetros de las instituciones que legitiman el quehacer plástico cubano. Es un acto libre y voluntario, más aún, una filosofía vital que reivindica importantes dosis de soledad y aislamiento para gestar su obra, aunque eso no excluya el que pueda tomarse un café en la orilla izquierda del Sena o disfrute de panecillos judíos en el Greenwich Village, sin sentirse jamás un extranjero. De algún modo, el artista ha logrado que su balcón principeño se abra al mundo sin provincianismos.

La serie más reciente del creador El arte de reciclar el arte es, a la vez, una especie de reescritura de buena parte de su obra anterior y una singular propuesta de espiritualidad comprensiva del mundo contemporáneo, en la que ciertos valores fundamentales se mezclan, se imbrican, con las cortezas de una cultura desechable, hecha para el instante y que a la vez, ha perdido la noción de jerarquías y acostumbra a arrojar, junto con las envolturas, algunos de los objetos y conceptos paradigmáticos que la tradición ha acarreado por siglos. (…)

Jover, habitualmente esquivo a las clasificaciones, pretende apartarse de sus viejas maneras de hacer, pero en último caso, lo que logra es, con una vertiginosa vuelta de espiral, rectificar lo hecho y colocar apostillas, perplejidades y rectificaciones en su labor de otro tiempo. Una parte importante de esta serie parece continuar lo hecho en sus Vírgenes y Madonnas (2000) aunque esa voluntad de juego intertextual con los maestros de la pintura puede remitirnos mucho más lejos, hasta sus Versiones y diversiones (1981). Así mismo, el elegir una de sus “maneras”, la más densamente simbólica e intelectualizada, no aquella otra de crítico y desgarrado dramatismo, establece una línea de continuidad subterránea con otras series: Mediterráneo (1997) y Almas migratorias (1999). El artista, acostumbrado a una continua dialogicidad con las creaciones de otros artistas, ahora parece conversar consigo mismo y de este aparente soliloquio brota un nuevo juego: en tanto percibe su obra anterior como sujeta a un proceso -aunque sea parcial- de legitimación, puede parodiarla, reescribirla o reconstruirla, lo mismo que si se tratara de piezas de piezas del Giotto, Cimabue o Picasso.

Quizá lo más interesante de El arte de reciclar el arte es que, a pesar de lo atrayentes que puedan resultar las piezas desde el punto de vista visual, poseen una abundancia de sentidos que evitan que el espectador quede atrapado entre la curiosidad y el hedonismo. Son piezas esencialmente cuestionadoras, en primera instancia de la poética que ha animado el quehacer de Jover a lo largo de más de tres décadas y más allá, del sentido que el arte pueda tener en la vida cotidiana, que lejos de ser unitario, se fragmenta en acciones diversas, desde ofrecer un “elegante” envoltorio para cada objeto que el hombre consume, hasta satisfacer necesidades rituales. No se trata de escalones o niveles jerárquicos, no hay un arte para cada cosa, parece decirnos el pintor, sino un hacer que es a la vez la cáscara que se desecha y la puerta para el misterio.
(…) Más allá de la densidad simbólica, de la especulación con las significaciones, en Jover se mantiene el gusto por trabajar con valores plásticos y la secreta ansia de legar una parte de su obra a eso que algunos han llamado “pintura pura”, donde el asunto casi desaparece para que el espectador se concentre en el placer de una representación que despierta en él un cúmulo de apetencias, nunca totalmente saciadas, al modo del suplicio de Tántalo. Fue eso lo que sorprendió a ciertos críticos al contemplar sus series del año 2004: El Cuerpo y Mujeres bajo la lluvia y lo que deja reminiscencias acá en ese Ángel de formas demasiado mórbidas y frutales como para que pueda engañarnos con su aureola y sus alas. Entre tantas razones que esta serie propone, ahí está la abierta sinrazón del placer, que mueve al arte mucho más de lo que habitualmente estamos dispuestos a aceptar.

(…) Al salir del estudio del creador una obra se nos queda impregnada en la memoria La Virgen y el Niño, aquella en que el infante, en brazos de su madre, sostiene un libro anónimo, del que ambos parecen leer. El círculo parece cerrarse: una obra pintada sobre libros y que presenta a personajes que vienen de un Libro mayor, incluye otro texto en el que ellos encuentran solaz y sentido. Es el palimpsesto mayor, en el que cabe el universo todo. El arte, vuelto sobre sí mismo, puede llegar a convertirse en escritura del absoluto.

Fragmentos de Joel Jover recicla el (su) arte de Roberto Méndez Martínez