René De La Nuez

Nacido San Antonio de los Baños en 1937, René de la Nuez fallece a los 78 años de edad en 2015 en La Habana. Publica en 1955 sus primeros dibujos en la revista Páginas, del Círculo de Artesanos de su pueblo natal. Se incorpora a la lucha política dentro de las filas del M-26-7. Un año más tarde comienza a trabajar en el semanario Zig-Zag y expone junto a José Luis Posada en el Círculo de Artesanos de San Antonio de los Baños. Obtiene Primer premio de dibujo en el Salón de Humorismo Ariguanabense. El 2 de febrero de 1957 se publica por primera vez el personaje El Loquito en Zig-Zag. Dos años más tarde crea Don Cizaño y comienza a hacer Los Barbudos. Luego, comienza a trabajar como caricaturista-editorialista en el periódico Revolución. Obtiene Premio otorgado por el Ministerio de Educación y la Dirección General de Cultura al caricaturista que más ayudó a la lucha revolucionaria.

En 1960 recibe el Premio Nacional Juan Gualberto Gómez y un año más tarde es elegido miembro del secretariado nacional de la UPEC y expone Nuez Antiimperialista. Hotel Habana Libre. Luego, en 1962 Dibuja en las trincheras durante la Crisis de Octubre y ressulta Delegado al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Helsinki, Finlandia. En 1965 se funda el periódico Granma, en el que colabora durante años. En 1967 es nombrado director del semanario Palante. Miembro de la delegación oficial de Cuba a la inauguración de la Expo´67, Canadá.

Durante los inicios de los años 70 obtiene los primeros premios en Humor Político y Humor Costumbrista en el III Salón Nacional de Humorismo y realiza alrededor de mil dibujos a favor de la causa del pueblo vietnamita. Expone El Fascismo en Chile. Galería L, La Habana. Obtiene Primeros premios en Humor Costumbrista y Caricatura Personal y segundo premio en Humor Político en el V Salón Nacional de Humorismo. Recibe Medalla de la Amistad de Viet Nam, otorgada por primera vez a un caricaturista extranjero. A mediados de la década es nombrado presidente de la Sección de Humoristas de la UPEC y miembro del Comité de Solidaridad con Viet Nam y seleccionado entre los cien mejores caricaturistas del mundo, según encuesta realizada por la Casa del Humor y la Sátira de Gabrovo en Bulgaria.

Para 1979 expone 2 Caricaturistas en Guardia: Heras, México; Nuez, Cuba en el Instituto Regional de Bellas Artes, Cuernavaca. A partir de este año Presidente del Jurado Internacional de la y sucesivas Bienales de Humorismo celebradas en San Antonio de los Baños. Obtiene Premio del semanario Krokodil de la URSS en la I Bienal de Humorismo de San Antonio de los Baños por su obra En el año del niño.

En 1981 se licencia en Periodismo en la Universidad de La Habana. Expone El Humor que a Diario, Nicaragua y publica La piedra en el camino, Editorial ORBE. En 1984 expone Caricaturas y Dibujos Satíricos en Berlín. Participa como jurado en el concurso La Caricatura Antiimperialista auspiciado por el Tribunal Antiimperialista de Nuestra América (TANA). En 1985 expone Nuez, 30 Años de su Primer Dibujo en San Antonio de los Baños y recibe el Premio Especial del semanario Dikobraz en la IV Bienal de Humorismo de San Antonio de los Baños. En el Museo Nacional de Bellas Artes expone la retrospectiva Todo el Humor de Nuez y luego 26 Barbudos en el Centro de Arte 23 y 12, luego itinerante por España, Francia, India, Canadá. Publica Allí fumé. Ediciones UNIÓN, 1966/1987. Publica Cuba XXV. Editorial ORBE.

En 1991 resulta electo vicepresidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba. Publica en esa década Una nube de ideas, Ediciones Milenio y Los monstruos de la globalización neoliberal, Editorial World Data Research Center. Los 2000 llegan con la muestra Humor Habano en la Sala del Palacio de la Entrevista, Alcalá de Henares y Guateque en San Antonio de los Baños. También publica El libro del yo, Ediciones Milenio.

En 2006 recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas del Consejo Nacional de las Artes Plásticas y realiza una gran exposición en el Museo Nacional un año después, junto a la Medalla de Oro de la Bienal de Humor Gráfico, Castilla. En 2008 expone Yo Vengo de Todas Partes, y hacia Todas Partes Voy… en Mérida y recibe el Premio Nacional del Humor otorgado por el Centro Promotor del Humor en el XIV Festival Aquelarre 2008.

(…) Desde un punto de vista formal, el Loquito está constituido plásticamente por tres triángulos superpuestos y su trazo se irá afinando en el ejercicio continuado. Ya en la segunda entrega –aun en el mes de febrero de 1957– asoman las alusiones a la situación del país: la insurrección en las montañas de Oriente, las acciones en el llano. Al igual que su antecesor –el Bobo durante el machadato–, el Loquito (que no llevaba diálogo) basa su sistema comunicativo en el léxico popular, en la cultura cotidiana. Burla así la censura: las constantes referencias al escenario de la lucha armada desarrollan diversas claves. (…)

[Si con el triunfo revolucionario] ya no había necesidad de “hacerse el loco”, se le plantea a Nuez, como a otros compañeros en la faena de la caricatura política, un reto nada fácil de resolver. La situación de agresión externa se erige como una constante, así como la de los enemigos que lastran el proceso revolucionario. Pero la vida cotidiana encuentra en Nuez un comentarista ágil y constante. Las diversas realidades del quehacer diario ofrecen, a su mirada irónica a veces, burlona otras, múltiples temáticas a desarrollar. La prensa periódica, las revistas, en algunas ocasiones las galerías de arte, en las cuales despliega una rica variedad temática y formal, son los vehículos a través de los cuales el dibujo humorístico entra en contacto con un público heterogéneo. Diversas generaciones conocen a Nuez como comentarista constante del devenir social de nuestro país, y sus caricaturas tienen un lugar privilegiado en el imaginario popular.

Del concepto academicista de las manifestaciones de las artes plásticas, que las limitaba a pintura, escultura y arquitectura, se ha ido ampliando el espectro para incluir, por derecho propio, diversas modalidades de la expresión visual. Así, son aceptados el diseño gráfico y la fotografía como exponentes válidos del quehacer artístico. Al reconocer ahora a Nuez como merecedor del Premio anual de artes plásticas, se está reconociendo, a través de su sostenida labor, toda una importante zona de nuestra riqueza visual. La caricatura en Cuba cuenta ya con una considerable galería de dibujantes, quienes, a través de medios de difusión masiva, han ido conformando una imagen múltiple y valiosa en el panorama de las artes visuales. Después del Loquito tales imágenes plasmarán visiones bien variadas y ricas. (…)

René de la Nuez es uno de los que con más larga trayectoria encarnan tal labor continuada. Y su trascendencia histórica radica precisamente en haber iniciado, hace medio siglo, su labor como dibujante humorístico con la creación de un personaje-tipo que fue reconocido por un público mayoritario como la encarnación de lo mejor del pueblo cubano. El Loquito vivió pocos años, los de la lucha insurreccional pero, al igual que el hecho histórico del cual fue portavoz, su pervivencia se remite a otra dimensión temporal. El Loquito, como el Bobo antes, permanece como un hito en el imaginario visual del país. (…)

Fragmentos de Nuez, premio a la caricatura. Palabras Adelaida de Juan durante su elogio a René de la Nuez por el Premio Nacional de Artes Plásticas 2008.